La fuerza de su interpretación, de su personaje y la utilización de su voz y de su cuerpo como elementos para poner al espectador al borde del abismo que separa lo natural y racional.